Los términos subvertidos (I)

No hay mejor forma de embaucar a alguien que hablando de manera que no se entere de lo que se está diciendo. Se inventan nuevos significados a palabras que ya tenían uno, pero es mejor “si lo hacemos menos comprensible para los ciudadanos” Y no me refiero tan solo en la política, en todos los sectores y ámbitos sociales se están creando nuevas “jergas” para impedir el conocimiento de la verdad y para deslumbrar.

Mi hija mayor es MAESTRA y sus niños son APRENDICES. Desde épocas milenarias, los MAESTROS eran venerados y contemplados como personas avanzadas intelectual y espiritualmente. Había “bofetones” para que un niño entrase a formar parte de la ESCUELA de un MAESTRO reconocido. Cada MAESTRO creaba su propia escuela con su forma de enseñar y desplegar sus conocimientos, la especialidad sobre la que versaba su contenido y el halo de virtuosidad que vertía sobre sus discípulos cuando finalizaban los estudios y salían a desempeñar su profesión o a iniciar la etapa lectiva creando otra ESCUELA.

Ahora se les llama “profesores” y a los niños, “alumnos”. Desvirtúan por completo porque vacían el verdadero trasfondo del significado y muy por encima, del rol que debe asumir cada persona.

El MAESTRO tiene la obligación de instruir al APRENDIZ en todas aquellas ARTES en las que es virtuoso. El APRENDIZ tiene la obligación de poner todo el esfuerzo en APRENDER y RESPETAR. Tiene que asumir que es un gran obsequio el aprendizaje y un honor tener un MAESTRO. El objetivo del APRENDIZ no es ESTUDIAR, su misión es APRENDER, y para ello se le ofrecerán todas las herramientas que lo hagan posible, con ESFUERZO.

Ni los padres ni los niños de hoy son conscientes de lo que en realidad significa CULTURA y lo confunden con EDUCACIÓN. La EDUCACIÓN es una disciplina (sí, disciplina) que se debe adquirir en el seno de la familia. Los padres con la obligación de que los hijos salgan de casa como personas educadas y los hijos con la obligación de absorber todas las normas de comportamiento que les convertirán en personas respetadas. Los padres (generalizo porque es general) han abandonado sus funciones y han abdicado en la ESCUELA la EDUCACIÓN, y generación tras generación se comprueba la descomposición educativa en la sociedad. No me refiero a la forma de pensar, ahí cada cual es muy libre, sino a la forma de actuar. Y de esta degeneración conviene la ausencia de preocupación por la CULTURA de los niños y la falta de RESPECTO por sus MAESTROS.

Volvamos a los gremios de la Edad Media y extraigamos conclusiones. APRENDIZ, OFICIAL Y MAESTRO. Ningún APRENDIZ se conformaba con ser OFICIAL, quería llegar a la cima del reconocimiento por el buen HACER, no por el PODER.

…continuará